Cacao

Las propiedades medicinales del cacao son muchas, una de ellas es ser antioxidante cardiovascular, disminuye hasta un 42% el envejecimiento celular y retrasan la acción de las enfermedades cardiovasculares. Se ha demostrado mediante investigaciones que el cacao ayuda a combatir las bacterias que provocan la septicemia y los forúnculos. Otra propiedad es que el cacao tiene un suave efecto sobre la mente y las emociones, aumenta la agudeza mental y calma y relaja el cuerpo. Cantidades moderadas de chocolate puro levantan el ánimo y estimulan un estado mental positivo. Los granos de cacao contienen magnesio, cromo, hierro, vitamina C, omega 6 y fibra, además de ser muy ricos en flavonoides, los cuales protegen las células nerviosas del cerebro, limitando los riesgos de enfermedades coronarias.

De igual forma, al cacao también se le atribuyen propiedades para evitar y tratar varios tipos de canceres, aunque no se encuentra demostrada esta teoría, los estudios muestran buenos resultados en dicha materia. Sus beneficios también se extienden hasta en aspectos físicos. El cacao es una inmensa fuente de energía que aporta y ayuda a mejorar las reservas de la misma, permitiendo obtener un mayor desarrollo en nuestras actividades físicas.