Lucuma

La lúcuma es fuente de carbohidratos y fibra, además contiene minerales (calcio, fósforo y hierro) y vitaminas (tiamina, niacina, riboflavina y ácido ascórbico). Su contenido de humedad (entre 55-75 por ciento) es bajo comparado con otras frutas en las que generalmente es del 80 al 90 por ciento. El contenido de lípidos es menor al 1 por ciento, por lo general superior al de la mayoría de frutas, con excepción de los frutos secos. Los lípidos insaponificables constituyen entre el 0.1 al 0.2 por ciento. El contenido de proteína, alrededor del 2 por ciento, es también elevado cuando se le compara con el de otras frutas.

Respecto al contenido de fibra dietaría, se ha reportado que en la lúcuma ésta es mayormente insoluble, con un 28.6 por ciento para la lúcuma de la variedad Seda y 31.7 por ciento para la variedad Palo. La fibra soluble representa el 3.9 y 4.0 por ciento para las variedades Seda y Palo, respectivamente. Este contenido de fibra dietaría total es superior al de otras frutas tales como la papaya, plátano, chirimoya, mango, níspero y piña.

La lúcuma es también fuente de compuestos bioactivos tales como carotenoides y fenólicos, a quienes se les atribuyen propiedades antioxidantes. La identificación específica de estos compuestos aún está incompleta; sin embargo, en los últimos años se han llevado a cabo estudios cada vez más detallados mediante el empleo de técnicas cromatografías cada vez más sensibles que han permitido ampliar el conocimiento de sus características